Bronquiolitis: Llegó el otoño

Pues sí amig@s, de repente el otoño ha llegado a nuestras vidas, y no sólo se caen las hojas. También la salud de nuestros bebés.

Resulta que por desgracia tenía ya experiencia en esta maldita enfermedad infantil, pero este fin de semana me he hecho un máster. Mi hijo pequeño ha estado ingresado 5 días. ¿El culpable?: el VRS, o Virus Respiratorio Sincitial. Uno de los principales virus que originan la bronquiolitis.

La bronquiolitis es una infección pulmonar que puede ser provocada por varios tipos de virus. Los niños pequeños, en particular aquellos que tienen entre 3 y 6 meses, tienen esta enfermedad en el invierno y el principio de la primavera. La mayoría de los niños están enfermos durante alrededor de una semana a 10 días y luego mejoran.

Por su parte el virus respiratorio sincicial (VRS) es una causa frecuente de infección del sistema respiratorio en humanos. Típicamente se presenta en brotes que ocurren durante varias semanas en el otoño y el invierno. Si bien los más afectados por la infección son los niños menores de 2 años, que presentan síntomas más severos, la infección ocurre en individuos de todas las edades.

Mi hijo tiene ya 16 meses, pero debéis saber que si vuestros niños tuvieron una bronquiolitis en sus primeros meses de vida, lo más seguro es que se queden “tocados” de los bronquios, por lo que, aunque se salgan del rango de edad en el que este virus es más peligroso, les afectará como si de bebés pequeños se tratase.

¿Qué síntomas tiene?:

Los síntomas de la bronquiolitis son parecidos a los de un catarro común:

  • Tos
  • Fiebre
  • Exceso de mucosidad

Pero lo que realmente diferencia a un catarro de una bronquiolitis es la existencia de dificultad respiratoria, sibilancias, roncus o lo que suelen llaman “tiraje”.

El tiraje intercostal se da cuando los músculos entre las costillas tiran hacia dentro. El movimiento casi siempre es un signo de que la persona tiene un problema respiratorio, y es motivo de acudir a URGENCIAS.

De entre los vídeos que he podido encontrar con respecto al tiraje he elegido este  por si queréis echarle un vistazo.

PREVENCIÓN:

Muchas veces cualquier prevención será insuficiente. El tiempo será lo que haga que el sistema respiratorio de los niños madure lo suficiente para que no sean tan sensibles a estos virus. Sin embargo, mientras sean pequeños podemos llevar a cabo varias recomendaciones para prevenir un agravamiento mayor.

  • Lavados nasales: los lavados nasales son imprescindibles. Bien con suero o bien con agua de mar (los típicos Rhinomer) pueden utilizarse a diario para limpiar las fosas nasales y evitar que la mucosidad se infecte.
  • Humidificar el ambiente, PERO NO EN EXCESO. Lo pongo en mayúsculas porque muchos padres creen que es bueno estar todo el día con el aparato conectado, y no es cierto. Lo ideal es ponerlo una hora sí y un par de horas no, y nunca mientras el niño esté dormido, porque los perjuicios pueden ser mayores que los beneficios.
  • No utilizar antitusivos. Está ya de sobra demostrado que los jarabes antitusivos son perjudiciales en estos casos. La tos es un mecanismo de defensa del cuerpo para expulsar bacterias. Si cortamos la tos, a veces las bacterias pueden bajar al pecho y lo que se habría quedado en un simple catarro se puede complicar con una bronquiolitis. Cosa aparte son los jarabes de homeopatía, que al margen de si son o no efectivos, lo que no son es perjudiciales.
  • Fisioterapia respiratoria: la fisioterapia respiratoria en bebés es muy muy efectiva. Con determinados movimientos se ayuda a los más peques a expulsar la mucosidad que no son capaces de expulsar por sí mismos. Yo la recomiendo fervientemente porque he visto sus buenísimos resultados en muchas ocasiones.

Personalmente os diré que en mi caso ya me he hecho con una máquina de aerosoles para poner suero a la menor ocasión; y lo siguiente que voy a comprar es un pulsioxímetro para poder medir en casa el nivel de saturación en sangre sin tener que ir a urgencias a que lo hagan.

TRATAMIENTO:

El tratamiento habitual será con Ventolín (salbutamol) en aerochamber, y Estilsona. Si ha entrado en broncoespasmo probablemente haya que ingresar al niño, con oxígeno y medicación con Urbason (cortisona) además del ventolín y la Estilsona.

Lo normal es que los niños mejoren, pero si es un caso de bronquiolitis de repetición, es probable que se paute un tratamiento a largo plazo con Pulmicor (Budesonida) o similar; y también es aconsejable que se vacune de la gripe al niño. En ese caso, todos los miembros de la familia que convivan con él también deberán vacunarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s