Convulsión por fiebre

niño fiebre

En mi infancia, cuando yo tenía unos dos años, mi madre tuvo la terrible experiencia de tener que enfrentarse a ver a su hija convulsionar por una fiebre elevada. En aquellos momentos de pánico salió corriendo a la calle y al grito de “¡¡Mi hija, mi hija, AYUDA!!”, una pareja de policías le ofrecieron trasladarla rápidamente al hospital, y allí se controló la crisis con baños de agua fría.

Aquel episodio marcó a mi madre y por supuesto introdujo en ella el miedo a la fiebre. Y ahora que tiene nietos, reaparece ese miedo en su rostro cada vez que mis hijos llegan “sin despeinarse” a los casi 40 grados a la mínima ocasión.

Internet tiene cosas muy negativas, pero no podemos negar que hoy en día el que no tiene conocimientos de lo que sea, es porque no quiere.

Así que preocupada por esta fobia heredada… decidí investigar un poco, y encontré dos cosas imprescindibles para toda persona encargada de cuidar niños:

1- El decálogo de la fiebre: cuelga en todos los centros de salud del país, pero no todos los pediatras lo llevan a la práctica. Cuántas veces he escuchado eso de “le das apiretal y a las 4 horas el dalsy, y a las 4 el apiretal…” con su cartel del decálogo debidamente posicionado en la pared tras su silla y en su punto número cuatro: “… No es aconsejable alternar o combinar ambos medicamentos”.

Aquí podéis acceder a él, pero os adelanto por si os da pereza, que la fiebre no es mala. He tenido a veces a mis hijos con 38 y no les he dado nada, porque les veía bien, correr, jugar, reír… Y otras sin embargo con sólo febrícula les he tenido que “chutar” el dalsy porque estaban apagados, adormilados y gimientes.

El cuerpo humano es muy sabio, cuando existe algo extraño en nuestro interior contra lo que el organismo intenta luchar, aumenta la temperatura porque muchas bacterias no sobreviven a altas temperaturas. Así que si a la mínima intentamos bajar los grados… el cuerpo de nuestros hijos no tendrá esa oportunidad de lucha, muy positiva para la maduración del sistema inmunológico.

Esto me recuerda a una ocasión en la que mi hijo pequeño tenía 39,6 y cuando le dije a mi cuñado que “su organismo está luchando contra los virus”, me dijo con mofa “Pues ya sabemos quién va ganando…”.

Bromas aparte, es muy importante que no tengáis miedo a la fiebre, y para ello os contaré mi segundo descubrimiento en internet:

2- “Cuentos para aprender a salvar vidas”: Se trata de una serie de relatos que son eso: cuentos en clave de lenguaje fácil y ameno para que hasta un niño sepa cómo actuar cuando sucede algo inexplicable a su alrededor relacionado con enfermedades o crisis.

En esta ocasión el cuento se llama ¡Una convulsión febril!, y trata de una visita de una madre al médico con sus dos hijos, su hija pequeña tuvo una convulsión. Su hijo lo vio y desde entonces vivía atemorizado a revivir aquello, así que el doctor le explica con todo detalle y con un lenguaje adaptado a él por qué suceden estas crisis y lo que es más importante, cómo debe actuar en caso de que volviera a repetirse ese episodio.

Os pongo varios puntos importantes del cuento por si no queréis leerlo entero, aunque os recomiendo encarecidamente que lo leáis y lo transmitáis a todos aquellos a los que encomendéis el cuidado de vuestros hijos:

“Una convulsión es exactamente eso: un grupo de neuronas motoras del cerebro se activan todas a la vez, encienden sus interruptores y hacen que muchas partes del cuerpo se muevan sin control durante unos minutos.

El cerebro de los niños pequeños es muy delicado, porque todavía no está formado del todo. Y a veces las neuronas motoras se activan con el calor, y provocan una convulsión febril: una convulsión por culpa de la fiebre.

… aunque a los demás nos parece larguísima, lo normal es que sólo dure segundos, o como mucho uno o dos minutos.

Hasta que termine la convulsión, lo único que hay que hacer es evitar que la persona se haga daño: vigilar que no se caiga al suelo si le pasa en la cama o en un sofá, llevarla con cuidado al suelo si vemos que se va a caer, intentar que no se dé golpes en la cabeza, quitar las cosas con las que podría golpearse… Pero nada de sujetarla con fuerza para que deje de agitarse.

Mucha gente, cuando ve a alguien con una convulsión, intenta meterle en la boca trapos, palos, cucharas y hasta su propia mano, para intentar separarles los dientes. No lo consiguen; pero al intentarlo pueden romperle un diente, hacerle heridas…

Si la persona pudiese respirar durante la convulsión lo haría entre los dientes; y si le metemos algo en la boca no le estaremos ayudando demasiado”.

Tras el episodio de convulsión, en el que no hay que meter NADA en la boca, aparece lo que se llama “post-crisis” y es el momento en el que la persona está totalmente inmóvil.

“La post-crisis suele durar bastante más tiempo que la convulsión: ¡a veces hasta un cuarto de hora!

Las personas post-críticas están tan profundamente dormidas que ellas solas no se podrán poner de lado. Y somos los demás los que tenemos que ponerles de lado, para que puedan respirar mejor”

Se llama “posición lateral de seguridad”.

Esto es lo que he extraído del cuento, pero leedlo entero aquí.

Y recordad que para que esto suceda es tan peligroso una temperatura corporal muy elevada, como una disminución rápida de la temperatura, por lo que están totalmente desaconsejados ya los baños con agua fría, porque el contraste sería demasiado grande.

Si queréis bañar a vuestro hijo con fiebre para que baje un poco, lo ideal es meterle en la bañera con agua caliente, a su misma temperatura, y a medida que el agua se vaya enfriando el cuerpo se irá adaptando también a esa disminución de la temperatura, sin que sea una bajada brusca y repentina.

Espero que os haya ayudado este artículo, y si tenéis cualquier comentario ya sabéis que podéis dejarlo al final de este texto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s