Propósito para el nuevo año: ¡Ser madre!

embarazo

Parece que el tiempo se te va echando encima, y aunque eres consciente de que en el futuro te ves siendo “mamá”, nunca encuentras el momento adecuado para que llegue un bebé a tu vida. Tus familiares son muuuuuuy pesados y no dejan de lanzarte indirectas (algunos) y otros directas punzantes del clásico “que se te pasa el arroz!”. La gente puede llegar a ser muy impertinente, y oculta tras la máscara de la confianza se atreven a opinar sobre nuestras vidas protegidos siempre por nuestro gran sentido de la educación, pues nunca les contestamos como merecerían.

El caso es que este 2016 te has mirado al espejo y has decidido que ahora eres tú y también tu pareja los que por fin habéis puesto una fecha tope.

Si estás en esta situación lo primero que puedo decirte es ENHORABUENA. Aunque todavía no lo sepas, estás a punto de comenzar la aventura más preciosa de tu vida, y aunque todavía te resulte increíble, en un tiempo mirarás hacia este punto y no recordarás los motivos que tuviste para esperar tanto.

Antes de concebir:

Deja el tabaco. Ha llegado el momento de dejar de fumar. Apenas bebes un par de copas a la semana, pero ese paquete casi diario es un aliado muy muy malo para la concepción, y mucho menos para un próximo embarazo. Así que si necesitas ayuda puedes consultar en cualquier centro de salud, pero lo primero que debes hacer es reconocer y asumir que quieres dejar de fumar.

Toma vitaminas prenatales. Este término es muy utilizado en América. En españa casi todo el mundo con esto se refiere básicamente al “ácido fólico”. Tomar ácido fólico al menos dos meses antes de la concepción se ha demostrado que es de suma importancia para evitar enfermedades tan graves como la espina bífida. No pongas excusas. Cierto es que muchas mujeres quedan embarazadas sin tomar estas pastillas y que después no pasa nada. Pero si hablamos de que TÚ los estás planificando, lo suyo es que te conciencies y las tomes.

ácido fólico

Lleva una alimentación sana. Si hasta ahora eres una adicta a la comida basura, al “lo primero que pille” en la nevera o te han hecho cliente VIP del Just eat creemos que tus hábitos deben cambiar. Consume más frutas y verduras. Las hojas verdes tienen alto contenido en ácido fólico y ya sabes lo beneficioso que es si has leído el punto anterior. Consume fritos con moderación. No te pedimos que des un giro de 180º a tu vida, pero es el momento de cuidarse.

ensalada

Haz deporte. ¿Por qué? Pues porque además de ser un hábito saludable para cualquier persona, hay una diferencia brutal entre llegar a un embarazo en forma o llegar con tu cuerpo como si no hubieras corrido ni para coger el autobús en los últimos diez años. Cuanto mejor esté tu musculatura mejor estado general llevarás durante todo el embarazo, y además tu espalda sufrirá menos, tu musculatura pélvica aguantará mejor el peso del bebé, tu tripa estará más tonificada para cuando todo empiece a aumentar. Y sobre todo, en el momento del parto tendrás más energía para el gran trabajo que hay que desarrollar, independientemente de que te pongan o no epidural.

deporte

Intenta estar relajada. Se ha demostrado que el estrés es muy contraproducente para la concepción. Hay cosas que no se pueden controlar. Otras sí: evita tomar muchos excitantes como cafeína. Procura cumplir con las 8 horas de sueño diarias recomendadas. Aléjate de las personas que suelen enervarte y que no sean tu jefe, al que no podrás evitar aunque quieras ;). Cuídate y mímate, y si podéis permitíroslo podríais hacer un viaje de “despedida”. Os sentará bien y os ayudará a marcar la frontera entre el antes y el después. No seré yo la que os diga que renunciaréis a muchas cosas y blablabla… pero lo de los viajes es cierto que durante un tiempo se quedan aparcados, así que aprovechad el momento.

baño-relajante

Para la concepción:

Conoce tu cuerpo. Hay muchas mujeres que dicen llevar meses intentando quedarse embarazada sin conseguirlo. Es cierto que a veces hay problemas que se deben tratar médicamente, pero la mayoría de las ocasiones existe un desconocimiento de nuestro cuerpo: si no conocemos cuándo ovulamos es muy difícil concebir, puesto que aunque todas conozcamos a la pareja del millón que fue llegar y besar el santo… lo normal es que se tarde entre seis meses y un año en lograr el embarazo. Esta estadística se puede reducir si durante unos meses estudiamos nuestro cuerpo y “hacemos los deberes” en el momento justo de la ovulación.

¿Cómo conocer nuestro cuerpo? Es muy sencillo. Hoy en día existen métodos químicos para conocer el momento de la ovulación, con tiras que reaccionan con la orina ante la existencia de una hormona que las mujeres desarrollamos cuando la ovulación está próxima. Pero si quieres hacerlo con el método tradicional sólo necesitarás un térmometro digital o de mercurio y tomarte la temperatura basal cada día. Es decir, la temperatura del cuerpo tras un descanso mínimo de cuatro horas. Hay que tomar la temperatura antes de levantarse de la cama y justo cuando llega la ovulación existe una variación de algunas décimas con respecto al resto de días.

temperatura basal

¿Cuándo se hacen “los deberes”? Tener relaciones en el momento justo  es lo que decidirá que se produzca o no el embarazo. Los expertos en el tema aconsejan no tener relaciones todos los días puesto que esto hace que los espermatozoides no lleguen en cantidad suficiente cada día. Es mejor coger los 10 días cercanos a la ovulación: 5 por arriba y 5 por abajo, y tener relaciones un día sí y un día no.

Además la postura también importa: cuanto más profunda sea la penetración más fácil tendrá el camino el espermatozoide elegido para llegar al óvulo. Y del mismo modo influye la ley de la gravedad. Es decir, que las posturas de pie no ayudan 😉 Mejor tumbaditos y después quedarse un rato relajada. Algunas mujeres dicen que incluso con las piernas hacia arriba unos diez minutos. Esto ya a vuestra elección.

Aplicaciones que ayudan. Hoy en día existen muchas aplicaciones móviles para los distintos terminales, tanto iPhone como Android que si bien no te aseguran el embarazo, ayudan a tener un control de los ciclos femeninos y algunas hasta te dan consejos para concebir.

Algunas de estas aplicaciones son:

iPeriod (tiene una versión gratuita y otra más completa de pago). En la versión de pago se puede incluir la temperatura basal cada día y te muestra una gráfica de la evolución. Además basándose en los ciclos anteriores predice la fecha de ovulación y los días fértiles.

iperiod

Period Tracker Lunacycle: Este es otro calendario de fertilidad pero a diferencia de los anteriores se basa en los cilos lunares y por lo tanto, está especialmente diseñado para controlar el embarazo y la fecha del parto una vez que éste se produce, pues como todo el mundo sabe, la fecha del alumbramiento se calcula por semanas en función del ciclo lunar.

Woman Period /Feminap: aplicación gratuita para Android que cuenta con más de millón y medio de descargas, siendo una de las aplicaciones destinadas a las mujeres con más éxito en la Play Store.

iMom. Pregnancy and fertility: Incluye además del calendario de fertilidad, control de las fases lúteas y anexos de sintomatología en cada una de las fases del embarazo para consultar en cualquier momento o compartir con el ginecólogo durante las consultas.

 

Pues eso es todo, ahora a “hacer los deberes”, y no te preocupes, porque cuando tu bebé nazca, la gente impertinente seguirá siéndolo.

Siguiente pregunta: ¿Para cuándo la parejita? ;).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s