La ambivalencia del embarazo. Estoy embarazada y no estoy feliz

ambivalenciaCuando me decidí a escribir este post me surgieron un montón de dudas y temores. Después recordé lo mucho que me ayudó en su día poder leer sobre este tema. Poner un nombre a mis sensaciones y a partir de ahí construir una nueva realidad.

Para hablar de ambivalencia en el embarazo hay que recurrir primero al significado estricto de la palabra ambivalencia: Que presenta dos interpretaciones o dos valores, frecuentemente opuestos.

La ambivalencia durante el embarazo sucede cuando la mujer embarazada se encuentra con sentimientos enfrentados: Por una parte sabe que debería de estar feliz, por otra no se siente tan feliz como creyó en un primer momento que sucedería. Y lo que es peor, esto hace que encima tenga sentimientos de culpabilidad constantes.

¿Por qué sucede?

No se ha estudiado demasiado sobre el tema. Sencillamente se recurre a culpar a los cambios psicológicos que acompañan a los físicos en el período de gestación.

Muchas mujeres sufren este trastorno aún cuando deseaban con fervor quedarse embarazadas, lo que provoca en ellas un rechazo hacia esos propios sentimientos que no pueden controlar y que no entienden: La secuencia sería así:

  • Llevo meses intentando quedarme embarazada y disgustándome cuando no lo conseguía.
  • Por fin tengo un positivo en mis manos…
  • Entonces ¿Por qué no estoy feliz?.

Las razones son diversas pero se resumen en una: el miedo.

  • Miedo al cambio del cuerpo
  • Miedo a que todo no vaya bien
  • Miedo a no saber ser una buena madre
  • Miedo a los cambios que habrá en tu vida…

Y a todos estos miedos se suman el descontrol hormonal que habita en nuestro cuerpo en esas primeras semanas, y en muchas mujeres las sensaciones desagradables que acompañan a la gestación: náuseas, asco a determinados alimentos y olores, malestar general…

Pero si sois de las que os encontráis fenomenal y no conocéis el significado de la palabra “náusea” no penséis tampoco que estáis a salvo de la ambivalencia del embarazo. Como suele decirse, la mente es complicada y nunca se sabe por dónde va a salir.

Buscando información sobre este tema vi que incluso una psicóloga recomendaba el libro de Laura Gutman El embarazo, un encuentro con tu propia sombra. En él Gutman  explica, entre otras cosas, cómo la conexión entre la madre y el hijo recién nacido es tan intensa, que las cosas que una no tenga resueltas de su propia vida, de su infancia, de sus relaciones, van a replicar, a través de ese canal emocional, en la conducta de nuestro hijo. Así que me pareció sin duda una recomendación terrible para una futura madre que se siente infeliz y culpable con esta infelicidad. No leáis a GUTMAN, al menos si os encontráis en este momento emocional.

¿Qué se puede esperar?

Os debo confesar que estoy en el grupo de mujeres que sentí ambivalencia en mi primer embarazo. Me sentía infeliz. Sentía que todo el mundo estaba mucho más contento que yo cuando comunicaba la noticia. Sentía que no sabía si quería aquel bebé. Me sentía totalmente incomprendida por parte de gente que creí que debía comprenderme y me sentía terriblemente culpable.

Culpable porque estaba embarazada cuando había gente que no conseguía su embarazo. Culpable porque yo había deseado aquel embarazo. Culpable porque mis sentimientos pudieran dañar la autoestima de mi futuro hijo…

Así que sé de lo que hablo en este artículo y los consejos que os voy a dar son los que a mí más me ayudaron en su momento.

Una de mis mejores amigas me dijo: “Tranquila, la naturaleza nos da 9 meses para hacernos a la idea”. Y en este consejo se resume TODO. Tranquilas. Es cierto. No vais a dar a luz mañana. Poco a poco llegarán las ecografías y veréis que vuestro bebé es algo real. Vuestra tripa irá creciendo y poco a poco os iréis haciendo a la idea. 9 meses es mucho tiempo, y os aseguro que lo normal es que en los primeros meses esa ambivalencia se pase.

Por otra parte al transmitir en palabras lo que me pasaba hubo personas que me decepcionaron, que me hicieron sentirme aún más culpable. Pero hubo otras personas que se sintieron identificadas conmigo, que me dijeron que les había pasado lo mismo al principio… Y me sentí completamente apoyada. Así que aquello compensó lo otro. Hablad de vuestros miedos. Hablad con vuestras parejas, con vuestras madres, suegras, cuñadas, amigas… Con que una os haga sentir que no sois la peor madre del mundo habrá compensado.

Por último me propuse voluntariamente no pensar en mi embarazo. Dejar pasar los días sin agobiarme cada día y pensar cada día en lo que sucedería en los siguientes 9 meses. Y esta técnica también funcionó. Dejé de sentirme presionada por mí misma y tomármelo con algo más de naturalidad.

En resumen os diré que no sois las únicas si os sentís así. Y aunque estos sentimientos no se pasen con el paso de los meses, no creáis que por ello seréis después peores o mejores madres.

El día que nació mi hijo estaba preparada. Estaba feliz. Y aquellos temores y miedos quedaron atrás. Con mi segundo hijo no me sucedió en absoluto, así que supongo que realmente fue miedo a lo desconocido. Algo que cuando dejamos el papel de “madre primeriza” atrás, desaparece.

Confío en que os suceda lo mismo. Y si no es así podréis buscar ayuda profesional. Siempre. SIEMPRE hay alguien que os puede ayudar, comprender y acompañar en vuestros miedos.

 

4 replies »

  1. Tienes toda la razón; a mi también me pasó. Estaba feliz y a la vez… ¿triste? ¿preocupada? una mezcla de sensaciones. Poco a poco se va pasando y si no es así, se busca ayuda y no pasa nada. ¡Un abrazo!

  2. Me parece muy valiente por tu parte este post! Como tu bien dices, es un tema tabu pero creo que con esto que has puesto, seguro habrás ayudado a muchas mujeres que se sienten igual. Yo en mi caso, aún no estoy embarazada pero antes de decidir ponerme a tener un bebé pasé por unos meses con muchísimos miedos y poco a poco me hice a la idea. Ahora estoy decidida. Me alegro que hayas puesto esto.
    Por si te interesa, he comenzado a escribir un blog también relacionado con el embarazo. Me gustaría mucho si le das una ojeada.
    Un abrazo fuerte!

  3. FuturaMami, muchas gracias por tu comentario. Por supuesto que voy a echar un vistazo a tu blog. Si te sirve, yo era muy poco “maternal” hasta que tuve a mi primer hijo. Ellos nos enseñan y poco a poco aprendes tanto… No tengas miedo, porque cuando tengas la enorme suerte de ser mami lo harás fenomenal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s