El postparto y puerperio: miedo y desconocimiento tras el gran día

puerperioDesde que nuestro palito muestra las dos rayas nítidamente hasta que por fin pasa esa (a veces no tan) “dulce espera”, tenemos al alcance de nuestra mano infinita información de todo tipo. Que si el primer trimestre, que si las náuseas, los gases, la tensión alta o baja, el control del peso, los análisis de toxoplasmosis, que si tú podías o no podías comer jamón…

El caso es que los meses van pasando y sobre todo para las primerizas todo es tan nuevo que se van centrando en vivir el día a día, y pocas personas quieren amargarles el presente con problemas que tal vez nunca lleguen, pero… ¿Y si llegan? Pues mejor estar preparadas y sobre todo saber que NO eres un bicho raro.

Muchísimas embarazadas han escuchado grandes historias sobre depresión postparto, pero esto es un proceso que afortunadamente no todas las mujeres deben superar.

Así que intentaremos centrarnos en aquellas circunstancias que suelen acompañar a toda mujer cuando sale con su bebé recién nacido del hospital, y desaparece el botoncito de llamar a la matrona para cualquier duda por pequeña que sea.

Los loquios:

El puerperio es la etapa que se extiende desde el parto (expulsión fetal)  hasta la completa normalización del organismo femenino. Durante las seis semanas que dura (popularmente conocida esta etapa como cuarentena), tienen lugar algunas circunstancias que favorecerán la recuperación del útero. Una de ellas son los loquios.

El fluido vaginal que comienza a expulsar la mujer tras el parto, ya sea vaginal o por cesárea, resultado de la herida que queda en el útero tras el desprendimiento de la placenta en el alumbramiento. Y es que, durante el embarazo la placenta se enraíza a la capa interna del útero mediante una red de vasos sanguíneos y a su expulsión hay una rotura de estos vasos produciéndose consiguientemente un sangrado.

Además de sangre, este fluido conocido como loquios se compone de mucosa y membranas procedentes del útero, el cuello y la vagina y de leucocitos.

Es bastante asquerosito, ¡Pero chicas! mejor tener toda la información. Yo durante mucho tiempo pensé que las parturientas por cesárea no tenían este proceso, pero la realidad es que es para toda mujer que tiene un bebé.

Para estos casos tendréis que tener compresas tocológicas. Al principio incluso hay que limpiarse con esas comprensas en lugar de con papel higiénico, y nunca “restregando” sino con algún golpecito suave para no hacer daño, pues casi seguro que algún punto tendréis. Las compresas hay que cambiarlas de forma muy muy regular para evitar infecciones y una vez al día os aconsejarán echaros agua con un poquito de sal para que la cicatrización sea más rápida. Estas compresas se pueden comprar fácilmente en farmacia, las hay de celulosa y también de algodón. Personalmente prefiero las de celulosa, pues las de algodón tienen una especie de malla de hilo, y esos hilos a veces al estar en contacto con la herida se ponen duros y pueden hacer algo de daño. Mejor de celulosa ;).

En general, los loquios suelen durar alrededor de 15 días, aunque ni la cantidad ni la duración es igual en todas las mujeres. Existen algunos factores que pueden influir en un incremento de estos, como el embarazo múltiple, multíparas (que han parido anteriormente), fetos muy grandes (macrosomas) o una gestación con gran cantidad de líquido amniótico (polihidramnios). En todos estos casos el útero queda más distendido, por tanto necesitará más esfuerzo para contraerse y los loquios suelen prolongarse un poco más.

Hay una circunstancia que favorece que estos loquios puedan acabar antes: la lactancia. La razón se encuentra en el reflejo de Ferguson. Cuando se pone el bebé al pecho y se agarra bien, la succión provoca un reflejo en la hipófisis de la madre que segrega oxitocina. Esta hormona estimula el útero y hace que se contraiga, favoreciendo la reducción del sangrado y la involución del útero, es decir, el que este órgano vuelva a la normalidad.

Los entuertos

entuertos-pe

Son como calambres menstruales. Un dolor intenso pero no prolongado, que se produce porque el útero intenta volver a su tamaño original. En realidad son contracciones uterinas que os recordarán un poco a contracciones de parto, aunque no con tanta intensidad.

Los dolores de entuerto son suaves y breves durante el primer parto (en muchos casos ni se notan), pero pueden resultar muy incómodos después del segundo bebé, y empeoran con cada embarazo sucesivo. Esto es así porque el útero de las madres primerizas tiene mejor tono muscular, de forma que se mantiene contraído una vez comienzan las contracciones, en lugar de relajarse y contraerse de nuevo, de forma intermitente.

No tienen mayor importancia, pero son molestos. Y si dais el pecho los notaréis muchísimo más. Pero pensad que es un modo lógico de que todo vuelva a estar en orden en vuestro interior, y además este proceso natural origina que disminuya el riesgo de osteoporosis o cáncer de útero entre otros.

La episiotomía

Quizá sois de las afortunadas que no vais a necesitar puntos ni episiotomía. Eso sería una maravilla. Al contrario de lo que piensa mucha gente sobre la comodidad de los ginecólogos que cortan y ya está, y nos dejan destrozadas, yo prefiero pensar lo que me han dicho muchos profesionales: Es preferible una herida controlada que se puede coser perfectamente, a un desgarro que puede generar muchos más problemas que beneficios. Creo que hay que dejarse llevar por las expertas manos de los ginecólogos y confiar en ellos. Nosotras no sabemos más que ellos. Puede que queramos un parto respetado y que tengamos un plan magnífico de parto, pero a la hora de la verdad, por favor, no creáis que vuestro ginecólogo es vuestro enemigo, porque eso sólo llevará a una frustración y una impotencia increíble.

La episiotomía es la realización de una incisión quirúrgica en la zona del perineo femenino, que comprende piel, plano muscular y mucosa vaginal, cuya finalidad es la de ampliar el canal “blando” para abreviar el parto y apresurar la salida del feto. Se realiza con tijeras o bisturí y requiere sutura.

Estos puntos lo normal es que molesten unos días y después se caen solos… ¿Pero puede haber complicaciones? Pues sentimos deciros que sí. Puede haberlas y de diversa consideración.

Las complicaciones más normales son:

  1. Infección de uno o varios puntos: para evitarlo es imprescindible una buena higiene además de lavados con algún desinfectante natural como agua con sal, o de farmacia. Aún así, si pensáis que el dolor que tenéis no es normal, o si al pasar el dedo por uno de los puntos duele de forma intensa, lo mejor es que os revise una matrona para comprobar que todo vaya bien.En muchos casos se pauta una crema cicatrizante para acelerar este proceso, tipo “blastoestimulina”. Yo por una parte estoy a favor porque es cierto que el proceso es más rápido, pero por otra parte a veces ese mismo proceso hace que los puntos piquen muchísimo y es muy incómodo.
  2. Puntos demasiado tirantes: a veces los puntos se ponen demasiado juntos o tirantes y provocan mucho dolor. A los 3 ó 4 días se puede ir a la matrona y si ve que es éste el problema podrá retirar el punto “conflictivo” y se sentirá un gran alivio. Insisto, no dudéis en pedir opinión médica si notáis que algo no va normal.
  3. Queloides en los puntos: Los queloides son lesiones de la piel formadas por crecimientos exagerados del tejido cicatricial en el sitio de una lesión cutánea que puede ser producida por incisiones quirúrgicas. Todavía no se sabe por qué unas mujeres desarrollan queloides y otras no, ni por qué unas mujeres pueden desarrollarlas en un tipo de cirugía y no en otro. Lo único que puedo deciros es que es una complicación muy dolorosa sobre todo por la zona en la que está. Lo normal es que no suceda, pero mejor estar preparadas. Si os ocurre esto la recuperación será más lenta, pero nada con lo que no podáis!, y os prometo que en un mes estaréis como nuevas.Después para tratar la cicatriz es muy bueno utilizar aceite de rosa de mosqueta durante un tiempo.

Ingurgitación mamaria

ingurgitación

Por desgracia habréis escuchado miles de veces a madres experimentadas con hijos de treinta y tantos decir eso de “yo no pude dar el pecho. Se me inflamaron muchísimo y ya me dijeron que no podía”. Qué terrible pérdida de una generación lactante.

La ingurgitación mamaria es una acumulación de leche en los conductos lácteos que se produce durante la primera semana después del parto, debido al cambio de calostro a leche.

A modo de anécdota os diré que en mi primer postparto fui al médico de cabecera muerta de dolor y su comentario al ver mis pechos fue el siguiente “Tenemos aquí un claro conflicto entre continente y contenido”. Pues bien, aunque suene cómico ese es el mejor resumen a este problema: nuestros pechos son más pequeños que toda la leche que de repente se ven obligados a soportar.

La sensación es que las mamas están tremendamente inflamadas y si no se gestiona correctamente podría generar una mastitis. Por ello es preferible atajarlo cuanto antes. ¿Y cómo? Pues fundamentalmente poniendo al bebé al pecho para que los vacíe de forma natural. Lo que sucede muchas veces es que el bebé es tan pequeño y el pecho está tan inflamado, que es como si intentase morder una pelota llena de aire. Así que la forma de conseguir un buen enganche es liberando un poco de presión con la utilización de un sacaleches o con masajes bajo la ducha de agua caliente. De ese modo el pecho se hace más blandito para la mandíbula del bebé recién nacido.

Todos estos inconvenientes desaparecerán en pocos días, pero es cierto que los principios son duros, y la lactancia materna a veces puede ser dolorosa. Siento ser yo la que os lo diga, pero los cuentos de príncipes y princesas acaban en el “comieron perdices”. Nada se habla de bebés y puerperio 😀

¿Qué tal? ¿Habéis tenido alguno de estos problemas en vuestros postpartos? Contadnos vuestra experiencia y así ayudaremos a las futuras mamis!

 

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s